Si queremos contribuir a cuidar del planeta y ser más eficientes en nuestro día a día, debemos observar nuestros hábitos y descubrir cuánto contaminamos, muchas veces, sin darnos ni cuenta. Sustituir las calderas de gas por aerotermia puede ser un primer paso.

De hecho, habría que cambiar esas calderas convencionales para reducir drásticamente las emisiones contaminantes procedentes de la calefacción de los edificios. Frente a los combustibles fósiles, las bombas de calor se sitúan como la alternativa más eficiente.

La Unión Europea, en su decisión por combatir el cambio climático, ha establecido el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55% para 2030 con respecto a los datos de 1990, y el consumo de energía en un 11,7% en relación con las previsiones que se hicieron en 2020.

aerotermia

A diferencia de las calderas de gas, los sistemas de bomba de calor son sostenibles y se consideran una forma de energía renovable, ya que aprovecha una fuente gratuita e inagotable como el aire. Se ha demostrado que las bombas de calor emiten un 70% menos de emisiones de CO2 que las calderas de gas y son cuatro veces más eficientes respecto a una caldera convencional. Además, eliminan problemas de olores, de combustión y de suministro. Permiten ahorrar en la factura, pues un 75% de la energía que extrae la aerotermia del aire es gratis.

La reducción de emisiones afecta a todos los sectores, pero especialmente a dos: el transporte (responsable de más del 30% del consumo de energía final) y los edificios (el 75 % del parque inmobiliario de la UE tiene un bajo rendimiento energético). Por eso también mostramos nuestro impulso al coche eléctrico y donde ya contamos con la red de recarga pública más extensa de España y esperamos superar los 10.000 puntos activos y en funcionamiento en 2024.

¿Cómo hacer el cambio a la aerotermia?

Si la vivienda ya dispone de calefacción, sólo habría que cambiar un equipo por otro, aprovechando la instalación existente. Ofrecemos un servicio personalizado y adaptado al espacio de la vivienda, nos ocupamos del suministro del equipo, te asesoramos para que puedas optar a subvenciones (y tramitamos su solicitud) y te ayudamos a la financiación. Lo que sea para luchar por un mundo más verde.

Comparte esta entrada