La crisis energética actual ha puesto de manifiesto que debemos seguir buscando alternativas locales que nos den mayor autosuficiencia y seguridad de cara al futuro. Desde Iberdrola seguimos liderando grandes proyectos energéticos por todo el mundo que nos permitan potenciar las energías renovables y propias de cada país. Este es el caso de nuestro nuevo parque eólico marino en Saint Brieuc, Francia, que actualmente se encuentra en fase de construcción y se pondrá en marcha a finales de 2023.

Situadas a 16 km de la costa bretona, se encuentran ya colocadas la subestación y las 62 plataformas o jackets que sostendrán los aerogeneradores del parque. Este tendrá una capacidad de 496 MW y dará energía sostenible a 835.000 personas en la región.

Esta instalación es una de las 4 que tenemos en fase de construcción y se unirá a otros 3 parques de energía eólica marina que tenemos actualmente en funcionamiento: West of Duddon Sands, ubicado en el mar de Irlanda; Wikinger, en el mar Báltico; y el de East Anglia One, uno de los parques eólicos marinos más grandes del mundo, situado en la zona sur del mar del Norte.

Un proyecto con sello español

Saint Brieuc es un claro ejemplo de la fuerza tractora de Iberdrola a través de proveedores y del impulso para la creación de empleo tanto en España como en los países en los que se ubica. Este proyecto generará solo en Francia más de 1.500 empleos, y en España otros 1.250, lo que supone un total de 2.750 empleos entre ambos países.

Además, el nuevo parque eólico marino está contando en su construcción, como no podía ser de otra manera, con la participación de varias empresas españolas:

  • Los jackets sobre los que irán colocados los aerogeneradores y los pilotes que los sujetan al fondo marino, han corrido a cargo del consorcio Navantia-Windar y han sido ensambladas en Fene (Galicia) y Avilés (Asturias).
  • La compañía vasca Haizea Wind, por su parte, ha sido la encargada de la fabricación en Bilbao de las torres que sostendrán las turbinas de los aerogeneradores.

Sostenibilidad y respeto al medio ambiente

Esta instalación no solo será una enorme fuente de energía sostenible, sino que además ha priorizado la protección del entorno.

El impacto medioambiental de los jackets es mínimo debido a la forma que tienen (reticular), ya que facilitan la circulación de las masas de agua y la biodiversidad, al mismo tiempo que promueven el efecto de arrecife artificial.

Además, este megaproyecto eólico marino evitará la emisión de 100.000 toneladas de CO2 a nuestra atmósfera al año.

Estar a la cabeza de las energías renovables es uno de nuestros principales objetivos para seguir luchando contra la crisis climática y energética. Por ti, por el planeta.

Share this post