Sol. Viento. Terrenos. Los pueblos lo tienen TODO para beneficiarse de la gran revolución de las renovables en nuestro país. Y es que los nuevos proyectos de energía verde impulsan el crecimiento, el empleo y la repoblación en numerosos municipios.

Ejemplo de ello son Martín de la Jara, El Saucejo, Castilblanco de los Arroyos y Los Corrales, donde la energía limpia convive con la actividad económica tradicional con beneficios para todos. Estas localidades de la provincia de Sevilla han recibido los premios “Pueblos con futuro” que otorgamos junto a la plataforma ‘Vente a Vivir a un Pueblo’ por las acciones que han llevado a cabo para evitar la despoblación. Entre ellas, destaca su apuesta por la sostenibilidad y la digitalización.

En un acto celebrado en Martín de la Jara, presentado por el periodista Ramón Pradera, los cuatro municipios han recibido un homenaje y han participado en un debate coloquio para abordar el futuro de los pueblos. Los alcaldes de Castilblanco de los Arroyos, José Manuel Carballar, y de Martín de la Jara, Manuel Sánchez, han coincidido en señalar que los pueblos necesitan mejorar infraestructuras y servicios para seguir atrayendo a más población. Además, han valorado las inversiones que están llegando a la provincia para impulsar proyectos renovables, especialmente parques eólicos, que crean puestos de trabajo entre los jóvenes y alientan la repoblación.

El alcalde de Martín de la Jara, Manuel Sánchez, ha aprovechado la ocasión para reclamar mayores inversiones en servicios básicos. ¨En la misma línea se ha manifestado el primer edil de Castilblanco de los Arroyos, José Manuel Carballar, quien ha destacado la importancia de los proyectos de energía renovable que se están desarrollando en su territorio para ayudar a fijar a la población joven, «que son quienes serán el futuro de nuestros pueblos«.

Por su parte, la responsable de renovables de Iberdrola en la zona, Lidia Morán, ha dejado bien claro que el respeto al medioambiente es prioritario para la compañía. «¨Esta es una tierra de sol y viento, donde miramos al futuro apostando por las renovables, pero siempre conservando el entorno, a la vez que apoyamos a la agricultura y ganadería de la zona con proyectos totalmente compatibles».

También ha participado en la mesa redonda Antonio Martín, gerente de la cooperativa local de aceite de oliva, que lucha cada día para lograr la rentabilidad del olivar. Martín ha valorado positivamente la convivencia del sector primario con las energías renovables.

Y es que todos conocemos las ventajas de la vida rural, pero sus habitantes necesitan un modo de vida que anime a los jóvenes a quedarse y las nuevas inversiones en energía limpia pueden ayudar a la repoblación. En Iberdrola lo tenemos claro: los pueblos son la base de nuestra empresa, parte de una historia compartida y unos aliados básicos para un futuro mejor.

Comparte esta entrada