Miles de fallecidos, enfermos con secuelas, sufrimiento de familias enteras… la pandemia del coronavirus ha dejado un enorme dolor en la sociedad española. Recordar lo sucedido para que no vuelva a producirse es esencial para seguir adelante.

También reforzar la capacidad de respuesta para contar con los mejores medios frente al COVID-19, una amenaza latente que nos acompañará durante algún tiempo, según los expertos. Para contribuir a que no falte de nada, seguimos recibiendo los pedidos de material sanitario a los que nos comprometimos en lo peor de la pandemia y a los que destinamos unos 30 millones de euros.

Gracias a nuestra capacidad de acceso a suministros en todo el mundo, hemos conseguido traer 300 respiradores de gran calidad, que serán repartidos entre las Comunidades Autónomas para su entrega a hospitales.

Las enormes cajas que contenían estos delicados equipos llegaron al aeropuerto de Madrid de madrugada, donde esperaba un grupo de voluntarios de la empresa para ayudar a la gestión del cargamento. Una noche sin dormir por la mejor causa: poner nuestro granito de arena para reforzar la capacidad de respuesta sanitaria frente al coronavirus.

Ojalá estos 300 respiradores, que se suman a otros 100 ya entregados en meses pasados, no sean necesarios nunca. Para ello, todos debemos ser conscientes de que el peligro sigue ahí y no podemos bajar la guardia. Es más necesario que nunca seguir todas las medidas de seguridad, distancia social e higiene recomendadas por las autoridades sanitarias. Solo respetando las normas de prevención y cuidándonos unos a otros podremos salir adelante.

Comparte esta entrada