15 consejos para ser el rey del ahorro energético

“¿Por qué está encendida la luz del pasillo si estás en el salón?”, “cierra el grifo mientras te cepillas los dientes” o “no tengas tanto tiempo abierta la puerta de la nevera”, ¿te suenan esas frases? Bien porque son las que te decía tu madre o porque ahora eres tú quien las entona, lo cierto es que hay que preocuparse por ahorrar energía, y hablamos más allá del aspecto económico, es decir, por el bien del planeta.

Hay muchos hábitos que podemos mejorar y lo sabemos, sin embargo, no los ponemos en práctica tanto como deberíamos, como por ejemplo aprovechar la luz del sol o utilizar el transporte público. Con motivo del Día Mundial del Ahorro de Energía, vamos a darte 15 consejos para que ni el medio ambiente tenga nada que reprocharte:

  1. No sólo te desespera oír un grifo goteando lentamente, sino que ese simple goteo significa una pérdida de 100 litros de agua al mes.
  2. ¿Sabes lo que es un perlizador o aireador? Deberías de ponerlos en casa, se trata de unos que se encajan en los grifos e introducen aire a presión en el caudal de agua que expulsa éste, reduciendo el volumen de agua más de un 50%, pero sin que nosotros lo notemos.
  3. Adiós a los halógenos, hola a los LED. Éstas últimas permiten un ahorro energético del 80%. Además, la vida útil de una lámpara LED es 20 veces mayor a la del halógeno.
  4. El sol se enamorará del blanco de tus paredes. Utiliza colores claros en el interior de tu casa para aprovechar mejor la luz natural y reducir el uso de la artificial.
  5. Tiende la ropa en el exterior mientras no llueva. La secadora consume una gran cantidad de energía por cada uso (más del doble que la lavadora).
  6. ¿Te crees que sin lavavajillas estás ahorrando energía? Pues estás equivocado, lavar los platos a mano con agua caliente consume un 40% más de energía que con el lavavajillas.
  7. Compra una regleta con botón de encendido-apagado. Así puedes apagar con un clic varios aparatos a la vez, evitando un consumo innecesario.
  8. Para ventilar completamente una habitación, 10 minutos son suficientes. Usa las persianas para aprovechar la luz y conservar el calor.
  9. Intenta usar la lavadora al máximo de su capacidad de carga y utiliza los programas de baja temperatura (lavado en frío o a 30°C) si la ropa no está excesivamente sucia.
  10. Utiliza el temporizador del horno y no abras éste innecesariamente. Cada vez que abres la puerta del horno, se pierde un 20% de la energía interior.
  11. Deja que la comida se enfríe fuera del frigorífico. No introduzcas nunca alimentos calientes en el frigorífico o en el congelador. Dejándolos enfriar fuera, ahorrarás energía.
  12. Descongelando los alimentos en el interior de la nevera aprovechamos la energía que se ha utilizado para congelarlos.
  13. Apúntate al coche eléctrico, garantiza cero emisiones de CO2 en los desplazamientos y reduce la contaminación acústica.
  14. Conduce a bajas revoluciones y apaga el coche si paras más de 2 minutos.
  15. Con un correcto mantenimiento de tu caldera, pagarás menos. Mantén la caldera en buen estado y ahorrarás hasta el 22% del consumo de gas.

 

Ninguno de ellos es difícil de seguir, simplemente se trata de ser un poco más cuidadoso y ser consciente de que cada gesto cuenta. ¡El planeta te lo agradecerá!