Ir arriba del todo

Un mes de convivencia internacional entre las familias de Iberdrola

* Autora: María Ángeles Alcázar *

De repente, un buen día haces un punto y seguido en tu vida, te das cuenta de cómo ha pasado el tiempo y revisas tu trayectoria personal y profesional. Entonces te planteas: ¿estoy haciendo lo que quiero? ¿He logrado lo que quería? ¿Ha valido la pena el sacrificio? ¿Qué quiero hacer el resto de mi vida? Esta revisión vital de manera tranquila y objetiva suele conducir a la reafirmación de tus objetivos profesionales y personales.

Cuando, por distintos cambios organizativos dentro de la Dirección de Recursos Humanos de Iberdrola, me hice cargo de Proyectos Sociales, algunas personas no entendieron la oportunidad y el reto que me habían ofrecido. Estoy absolutamente satisfecha y encantada de las iniciativas que hemos puesto en marcha, pero hoy quiero contaros el proyecto Hello-Hola, un ejemplo de diversidad cultural y de trabajo en equipo internacional de todas las personas que formamos parte de Iberdrola.

Hello-Hola comenzó el pasado año como un programa de intercambio entre las familias de los distintos países del mundo que conforman el grupo Iberdrola. La experiencia de pasar unos días conviviendo en otro idioma en entornos culturales diversos no ha servido solo para mejorar los conocimientos idiomáticos de nuestros hijos, sino también para abrirles la mente a nuevas realidades y países, en una experiencia enriquecedora para todos.

En la primera edición del programa participaron 200 hijos de empleados (100 procedentes de España, 50 del Reino Unido y 50 de Estados Unidos), que convivieron durante un mes, pasando la primera quincena de julio en su país de origen con un compañero extranjero y a la inversa en la segunda quincena.  En Iberdrola queríamos estrechar los lazos con los compañeros de todo el mundo, sobre todo tras la integración en el grupo de ScottishPower y de Iberdrola USA, fruto del profundo proceso de internacionalización vivido a lo largo de los últimos años.

Imagen de previsualización de YouTube

El aeropuerto de Madrid fue la primera etapa para los chicos, que disfrutaron de nuestro país, tan diferente a Reino Unido o Estados Unidos. Les esperaban nuevos destinos por España (Valencia, Bilbao, Madrid…), nuevos amigos y nuevas familias por unos días. Del miedo inicial –los españoles hablamos raro, deprisa y, en ocasiones, chillamos-, pronto se pasó a la alegría de poder visitar numerosos sitios históricos y pasarlo realmente bien. Después de la excitación de 15 días en España, nos juntamos todos en Madrid una noche de verano en el Hard Rock Café.

Los chavales querían exprimir al máximo las últimas horas en la capital de España, una ciudad bulliciosa y festiva que invita a cualquier cosa menos a ir a casa o a entrar pacíficamente en una habitación de hotel. Con este panorama, a mí me tocó hacer de madre superiora para poner orden entre los chicos, aunque en el fondo sentía mucha envidia por no poder unirme al entusiasmo generalizado y también nostalgia de esos momentos que todos hemos vivido en nuestra adolescencia.

Como no había tenido bastante con la experiencia de poner en marcha Hello-Hola, los vuelos, las conexiones, los acompañantes, los requisitos para desplazamientos, seguros, etcétera,  pusimos la guinda final en Madrid con el concierto de celebración del aniversario del triunfo de nuestra selección en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica.

Tras tantas emociones, el viaje de vuelta a Estados Unidos fue movidito. Al vernos llegar al avión, la tripulación puso cara de pánico ante las ganas de cachondeo que tenían todos los chicos, aunque hay que decir que finalmente no tuvieron que llamar la atención a nadie. Así que dejamos con las ganas a una azafata vigilante, que más que azafata parecía una funcionaria de prisiones presta a controlar todos sus movimientos.

En fin, tenemos mil anécdotas de esta experiencia maravillosa que este año se repetirá otra vez y que nos permite a todos hacer más equipo, si cabe. Porque no hay mejor forma de conocer las distintas culturas que conforman Iberdrola que a través de experiencias personales.

Autora: María Ángeles Alcázar
Bio: Desde mi incorporación a Iberdrola, he desarrollado mi labor profesional en la Dirección de Recursos Humanos, donde he asumido distintas responsabilidades. En el momento actual soy la responsable de Proyectos Sociales del Grupo Iberdrola, donde me encargo de las materias relacionadas con las medidas de conciliación de la vida personal y laboral, de las políticas de igualdad de oportunidades y de diversidad, y del Programa de Voluntariado Corporativo de la compañía, entre otros asuntos.

1 Comentario

  1. Alfonso Soto Pérez

    Enhorabuena por el trabajo, conozco la experiencia y las sensaciones ya que donde resido, Villanueva del Pardillo, hay un hermanamiento con un pueblo de Italia (Chions, cerca de Venecia) y con otro de Francia (Luisant, cerca de Paris). Fruto de estos hermanamientos nació una Asociacion de Hermanamientos de Villanueva del Pardillo que desde su inicio presido. Aunque ya mis hijos no tienen edad de estos intercambios (son ya mayores), conozco el tema, los sentimientos, las experiencias que se vivien y siempre estoy dispuesto a colaborar. Por casa es raro no ver de vez en cuando a alguien de otro pais (he tenido hasta un Irlandés…). Creo que es bueno que un chico se eduque con esas ideas, con esas perspectivas, dandose cuenta de lo importante que son los idiomas y el conocer a gente de otra cultura. Un aplauso por mi parte a vuestro trabajo, si puedo ayudar en algo…..


    8 mayo, 2012 a 13:41

Deja una respuesta