Una reforma energética agridulce

6346381337_3254b82c7e_z

* Autor: Ignacio Galán *

La reforma energética aprobada por el Gobierno el pasado 12 de julio merece una valoración sosegada, pero buscando exponer con claridad el sabor agridulce de las medidas.

Todos compartimos la necesidad de acabar con el déficit de tarifa eléctrico, una pesada losa sobre el sector, los consumidores y el Estado. La reforma supone, en ese sentido, un intento loable de poner fin al déficit y a los desequilibrios estructurales que lastran al sector eléctrico y merman la competitividad de nuestra economía.

Sin poder efectuar una evaluación exacta del impacto de las medidas, dado que la tramitación de algunas de ellas puede durar varios meses, se puede afirmar que se trata de una reforma con más partes agrias que dulces. Pone fin al déficit de tarifa estructural, pero a costa de aquellos que no lo han generado ni han sido responsables de su planificación.

El Gobierno ha reiterado que el principal objetivo de la reforma es la eliminación definitiva del déficit, un grave desequilibro cuya cuantía supera los 26.000 millones de euros. Para alcanzar esta cifra insostenible ha sido necesaria la acumulación pertinaz de errores de los diferentes Gobiernos durante años y la contemplación de la formación de esta inmensa bola de nieve sin hacer nada para evitarlo o, peor aún, adoptando medidas a sabiendas de que provocarían su crecimiento exponencial, como ha sido el caso del aumento de primas a las energías solares sin esperar a que alcanzasen la suficiente madurez tecnológica.6777379150_0f513c29bc_z

El sector tradicional es eficiente, como lo demuestra el hecho de que el precio mayorista de la energía en España es un 10% inferior a la media de los principales países europeos, y la retribución de la distribución un 20% menor. Por tanto, el auténtico problema del sector eléctrico en España es este crecimiento exponencial de las primas a tecnologías inmaduras e ineficientes, así como la inclusión en la factura eléctrica de partidas que nada tienen que ver con el suministro y una fiscalidad local, autonómica y nacional sin parangón en otros países.

Parecería razonable buscar la solución al problema del déficit en los factores que lo están generando, evitando transferir rentas de los sectores más eficientes a los ineficientes, pero no ha sido así. No parece lógico parar o cerrar instalaciones que producen a 50 euros para que sigan produciendo las que cuestan 450 euros, ni que continúen incrementándose las obligaciones ajenas al suministro incluidas en la factura eléctrica, ni que se mantenga una fiscalidad enorme.

El sector eléctrico ha hecho un duro sacrificio en los últimos años, difícilmente comparable con el de cualquier otro de nuestra economía, para corregir los errores de planificación que cometían los sucesivos Gobiernos.

El conjunto de medidas para gestionar el déficit de tarifa aprobado hasta ahora supone un recorte de ingresos para el sector en el entorno de los 5.700 millones de euros en el presente ejercicio, a lo que se añade el impacto de las medidas aprobadas el 12 de julio, que asciende a 2.700 millones.

parque_eolico_Meda_Orense-300ppp_237Resulta evidente, por tanto, que no se cumple el equilibrio de esfuerzos anunciado. Solo teniendo en cuenta las medidas incluidas en la última reforma energética, se aprecia que las compañías han asumido el 72% del ajuste, los consumidores el 19% y la Administración apenas un 9%.

También es reseñable el impacto sobre la retribución a la actividad de distribución, cuyo recorte supone perder una gran oportunidad para convertir a este sector regulado en una palanca de crecimiento económico y empleo. Sin embargo, las medidas del Gobierno fijan unas rentabilidades después de impuestos claramente insuficientes, ya que son inferiores al coste de capital en casi 300 puntos. Resulta sorprendente que el cálculo se realice con arreglo al Bono del Tesoro, en lugar de WACC, lo que contrasta con el sistema seguido a nivel internacional.

Tampoco es positiva la nueva regulación para las renovables más eficientes, ya que se prevé un impacto desigual para las tecnologías maduras e inmaduras. Y es que no todas las renovables son iguales: mientras la eólica supone en torno a un 20% de la energía generada en España y representa el 17% de los costes de producción del sistema, las solares sólo aportan un 4% y, sin embargo, incrementan el coste de la energía un 30%.

Todo ello nos lleva a pensar que se ha perdido una magnífica oportunidad de haber logrado una regulación coherente con unos objetivos de política energética que deberían haberse publicado previamente y que, a día de hoy, se desconocen. Esto hubiera permitido afrontar con garantías los enormes retos tecnológicos a los que se enfrenta este sector en los próximos años.

Ante este panorama, nos queda un margen de optimismo. El Gobierno tiene la ocasión, durante la tramitación parlamentaria y el desarrollo normativo de las medidas aprobadas, de introducir las mejoras necesarias para dotar al sistema de racionalidad y diseñar un plan energético a futuro. Confiamos en ello para que se introduzcan los mecanismos necesarios en una reforma que debe tener más luces que sombras.

Autor: Ignacio Galán
Bio: Presidente de Iberdrola.

12 pensamientos sobre “Una reforma energética agridulce

  1. Ildefonso

    Estoy completamente de acuerdo con el Sr. Galán, ha hecho una análisis exacto y objetivo de la situación. Ningún gobierno ha sido capaz de poner al frente del Mº de Industria a un experto de verdad y con mando en plaza, siempre se han abusado de perfiles excesivamente politizados, y así ha ido la cosa, capeando malamente el temporal. Y como las grandes eléctricas somos las productoras de todos los males, pues a pagar el pato. Luego que no se quejen si las inversiones se redirijen a otros países…

  2. Teo VP

    La reforma bajo mi punto de vista ha penalizado claramente a los consumidores; pero sobre todo, a las empresas del sector que cargan con una parte desproporcionada de los costes.
    Con el único objetivo de atajar el déficit eléctrico, se han tomado medidas con aspectos puramente de ajuste económico aplicados más por criterios de cobertura legal que por coherencia, y para mí lo peor es que se haya diseñado sin la necesaria contribución de los expertos del sector.
    Igualmente creo que, con la limitación a la Distribución, el Gobierno lo único que acabara logrando es que no se invierta lo suficiente en nuestras redes, lo que puede llegar a paralizar la propia actividad del negocio y por tanto acabara trasladando consecuencias nefastas para el sistema.

  3. Jorge

    No entiendo como un gobierno puede garantizar la rentabilidad de un negocio a 30 años vista, por muy ecológico, energético y todo lo que quiera ser.

    Soy partidario de desmantelar casi todas las instalaciones de energía solar, especialmente las huertas.

  4. victor

    no entiendo como iberdrola ,siendo una empresa fiable,sostenible y garantista y acorde alos tiempos modernos tenga que pagar el plato por la ineficiencia de las empresas de la competencia.cuando nos vamos a plantar cara a los incompetentes
    gracias

  5. Alejandro

    Me quedo con la frase «para alcanzar esta cifra insostenible ha sido necesaria la acumulación pertinaz de errores de los diferentes Gobiernos durante años». Esto se veía venir desde hace tiempo, y pienso por ejemplo en el RD 1432/2002 que establecía que el precio de referencia no podía subir más del 2%, ¡cómo si una normativa pudiera impedir que los costes del sistema aumentaran más allá de una determinada cifra!

    Por otra parte, si bien está claro que los gobiernos han sido los principales culpables, ha habido una serie de corresponsables, con mayor o menor grado de culpabilidad, como la CNE, UNESA, los operadores del mercado y del sistema, la propia Iberdrola, etc.

  6. Alfredo

    No acabo de ver la parte dulce de la reforma. A mí sólo me toca lo agrio… supongo que a Iberdrola sí le cae algo dulce.

    1. iberdrola

      Hola Alfredo. En el artículo puedes ver que la reforma va a tener un importante efecto negativo sobre la empresa. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información Aquí

Política de cookies Blog Iberdrola

Qué son las cookies

Las cookies son pequeños archivos o dispositivos de uso generalizado que se instalan en el navegador del usuario con la finalidad de almacenar, recuperar o actualizar datos. Permiten al responsable de un sitio web conocer las preferencias de los usuarios al navegar por su sitio web y personalizar los servicios ofrecidos en base a esas preferencias.

En http://blogiberdroladesa.azurewebsites.net/ utilizamos cookies propias y de terceros que nos permiten realizar análisis de uso y medición para asegurarnos que nuestros sitios web funcionan correctamente y poder mejorar nuestros servicios.

Las Cookies de terceros que empleamos en http://blogiberdroladesa.azurewebsites.net/ para obtener información de las visitas, medir y analizar la navegación por la web y personalizar algunos servicios, son propiedad de Google Azure y no tiene acceso a los datos recopilados por sus dispositivos.


Tipos de cookies

En función de su finalidad, las cookies pueden ser:

  • Cookies técnicas: son necesarias para la navegación. Sin ellas la página no funcionaría adecuadamente (cookies del “entrada del usuario” para cestas de compra online, de sesión del reproductor multimedia,…).
  • Cookies de personalización o configuración: permiten que la página reconozca el idioma del usuario, el tamaño de letra,…
  • Cookies de seguridad: impiden o dificultan ataques contra el sitio web o a sus usuarios.
  • Cookies de análisis: permiten medir la actividad de los usuarios y elaborar estadísticas de navegación.
  • Cookies publicitarias: gestionan la frecuencia y el contenido de los anuncios.
  • Cookies de publicidad comportamental: almacenan información sobre los usuarios para mostrarles publicidad personalizada.


Controlar el uso de cookies

Si desea eliminar las cookies y balizas web que ya estén establecidas en su terminal, puede hacerlo desde su navegador. Puede encontrar la manera de hacerlo dirigiéndose al menú de ayuda de su navegador dónde vienen establecidos los pasos para proceder con su eliminación. Para más información:

Internet Explorer

http://windows.microsoft.com/es-es/windows-vista/block-or-allow-cookies

Mozilla Firefox

http://support.mozilla.org/es/kb/habilitar-y-deshabilitar-cookies-que-los-sitios-we

Google Chrome

https://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es

Safari

http://support.apple.com/kb/ph5042


Cookies que empleamos

Existen diferentes tipos de cookies en nuestra web y son empleadas con distintos fines. A continuación le enumeramos las diversas cookies que empleamos.


Cookies propias

_icl_current_language: Cookie para identificar el lenguaje seleccionado por el usuario.

ac: Cookie para determinar si el usuario ha aceptado el aviso de cookies.


Cookies de terceros

Google Azure:

ARRAffinity: Esta cookie se establece por los sitios web que se ejecutan en la plataforma en la nube de Windows Azure. Se utiliza para equilibrar la demanda de peticiones y que estas se dirigen al mismo servidor en cualquier sesión de navegación. Duración: Expira con la sesión.

BCSI-CS-xxxxxxxxxxx: Esta cookie de Google es utilizada para recordar que ha iniciado la sesión y mantener activa la sesión, así como para confirmar los tipos de conversión para ayudarnos a mejorar continuamente el servicio que proporcionamos a nuestros clientes. Duración: Expira con la sesión.

Cerrar