El terremoto de Lorca, una vivencia difícil de olvidar

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

* Autor: José Luis Solano Martínez *

A las 18:47 horas del 11 de mayo de 2011, se registraba un terremoto de magnitud 5,1 grados en la escala de Richter, que había sido precedido de un movimiento sísmico de 4,5 grados, y cuyo epicentro se localizó a cuatro kilómetros del casco urbano de Lorca, la tercera ciudad más importante de la Región de Murcia, y se dejó sentir en toda la Región e incluso en provincias vecinas como Almería y Albacete.

12 de mayo, el día después…

Son las seis de la mañana cuando llego a la subestación eléctrica de La Viña, en Lorca, donde me encuentro a los compañeros de la Unidad de Subestaciones de Iberdrola, que han estado trabajando toda la noche en la reparación de dos transformadores afectados por el terremoto.

Ha sido una noche muy larga en la ciudad y más de 40.000 vecinos la han pasado en la calle: unos porque su vivienda literalmente ya no existía, otros porque las suyas estaban seriamente dañadas y, la mayoría, por temor a nuevas réplicas.

Pese a todo, la red de distribución respondió perfectamente y la media tensión también resistió el envite de la fuerza de la tierra, gracias a las labores de conservación y mantenimiento y a la construcción de la nueva subestación de Lorca -S.T Hípica-, así como al desarrollo de la red en todos los niveles de tensión en la zona.

A las seis y media de la mañana montamos una mesa en la zona menos afectada de las oficinas. Hay que seguir, aunque la situación es complicada y los compañeros llevan en sus rostros las marcas de no haber dormido. La mayoría abandonó sus casas tras el primer seísmo y no han vuelto; todas están afectadas en mayor o menor medida.

Es hora de ver cómo tenemos las instalaciones. No hemos registrado incidencias durante la noche. Se incorpora todo el personal de Lorca, repartimos zonas y asignamos parejas con compañeros de Nuevos Suministros y Mantenimiento. Hoy, todos somos uno. Hay que recorrer más de 230 centros de transformación andando: los escombros en las calles y la amenaza de desprendimiento no permiten circular con vehículos. Antes de salir, hablamos de los riesgos que se pueden presentar porque la calle está llena de peligros.

Son las ocho de la mañana y empiezan a llegar datos del estado de centros de transformación y redes: no son alentadores. Continúa moviéndose la tierra, estos movimientos se reflejan en los rostros y la preocupación aumenta. Las horas pasan lentas, muy lentas. Acometemos primero los trabajos para eliminar riesgos de tendidos peligrosos, puertas caídas y grietas de los centros de transformación.

Son las 17:25. Casi todas las parejas han regresado ya, sin incidencias. Seguimos tomando notas y contestando llamadas. El Ayuntamiento está preocupado por posibles averías. Hay muchas personas deambulando por las calles con bolsas y petates, que se disponen a buscar dónde pasar su segunda noche en la calle.

A las 19:45 ya tenemos muchos datos del estado de la red, tendremos trabajo mucho tiempo para que las instalaciones vuelvan al estado previo al 11 de mayo. Hemos terminado por hoy y nos relajamos un poco, aunque la cabeza sigue ocupada dando vueltas a preguntas para las que no hallamos respuesta.

De vuelta a casa, andando entre escombros, la gente se apresura a sacar las cosas que puede de sus casas. Y, aunque no quieras, piensas que en poco tiempo se puede perder todo lo logrado durante una vida y es entonces cuando te acuerdas de las familias que no sólo han perdido su hogar, sino a sus seres más queridos.

Hoy ha sido un día muy difícil de olvidar.

Autor: José Luis Solano Martínez.
Bio: Empecé en la compañía en 1980 en la Unidad de Subestaciones de Murcia, de donde pasé a la Unidad de Mantenimiento de Cartagena, y ya en 2005 me incorporé a mi actual ocupación como jefe de la Unidad de Mantenimiento de Lorca.

12 pensamientos sobre “El terremoto de Lorca, una vivencia difícil de olvidar

  1. Maria López

    Soy Maria, compañera de NN.SS de Lorca. Como relata José Luis, el día después fue duro, muy duro en algunos momentos. Durante varias horas tuvimos que caminar por muchas calles de Lorca para visitar todos los CT’S. Coincido con los compañeros que relatan el ir y venir de los vecinos con señas evidentes de su desconcierto, sin tener claro cómo iban a ser el futuro más próximo. Pero hubo algo que me sobrecogió aún más que todo eso, y fue el no ver ni un niño ó niña en las calles durante esas horas que tanto deambulamos. Qué triste es una ciudad sin niños que van y vienen, y es que realmente durante mucho tiempo Lorca ha sido una ciudad triste, pero como el ser humano es superviviente por naturaleza esta ciudad que me acogió laboralmente hablando, ha emergido de esa tristeza y vuelve a brillar, por algo es “La ciudad del Sol”

  2. Luis Teba Ramirez

    A los que trabajamos en actividades muy diferentes a las de Iberdrola en las que se fabrican productos que se pueden ver y tocar, a menudo nos resulta frío y automático algo que nos llega a casa por un cable y un recibo a fin de mes. Estos articulos nos demuestran que detrás de toda esta infraestructura hay un grupo humano que se preocupa, que sufre, que siente y que se crece ante las situaciones de necesidad y más aún en catástrofes como la vivida en Lorca en Mayo de 2011. Gracias por estar ahí.

  3. David Moreno Díaz

    Enhorabuena Jose Luís, por el artículo.

    A todos nos marcó esa fecha fatídica (11 de Mayo de 2011), en lo profesional y en lo humano.

    La diferncia está en la forma que va evolucionando el recuerdo de aquellos momentos.

    La experiencia “extrictamente” profesional, a mí me aportó una vivencia muy enrriquezedora, y he de decir, con el paso del tiempo, que estoy convencido que se realizó una labor excelente, por parte de los medios humanos que intervenimos en esos momentos tan críticos.
    El nivel de coordinación, implicación y motivación de las personas que desde las 6:00 a.m. del jueves 12 de mayo de 2011, iniciamos las labores de coordinación, inspección, eliminación de situaciones de riesgo, captura de datos, tratamiento de los datos recogidos en campo, etc., fué insuperable, teniendo en cuenta la situación particular de cada uno de los intervenientes.

    Se ha mencionado, y no creo que se le haya dado la importancia real que tiene, que no hubo falta de suministro eléctrico en la zona afectada en ningún momento (noche del 11 al 12 de Mayo). Este mérito no es atribuible a nadie en particular, y si un poco a todos en general (UPL, UTM, NN.SS., CNPR´s, etc.). Principalmente, en este sentido lo principal fué la fiablidad de las instalaciones de distribución de la zona, que garantizarón el suministro eléctrico, a una ciudad que quedó muy dañada.

    En cuanto a los recuerdos, desde el punto de vista humano, es cierto como indican mis compañeros, son algo más amargos, ya que vivimos en primera persona, una situación que hasta la fecha solo habiamos visto por televisión y pensando que era algo que no nos podía pasar a nosotros (por desgracia nadie estamos libres de sufrir una catastrofe de esas dimensiones). Es cierto que se amontonan los recuerdos de personas deeambulando por las calles desorientadas y sin entender lo que estaba pasando.
    Era un panorama desolador, equivalente a una ciudad bombardeada, al ver todas las calles llenas de cascotes y como he dicho anteriormente, con las personas deambulando por las calles sin una dirreción establecida.
    Por supuesto, en la mente persiste alguna persona conocida, que pereció durante los terremotos.

    Es justo que agradezcamos el apoyo mostrado desde los compañeros que desde fuera de Lorca, se ofrecieron para lo que fuese necesario.

  4. Juan Salvador Pérez

    Cuantos recuerdos han llegado a mi memoria con este Post, gracias Jose Luis.

    Parece que fue ayer cuando tomé la foto del reposicionamiento del transformador avanzada la madrugada.

    Numerosos vecinos pasaban la noche en la valla de la subestación temerosos de permanecer en sus domicilios.

    Aunque eran muchos llamaba la atención que permanecían en silencio, con la mirada perdida tratando de salir de una pesadilla. Esa tarde unos pocos segundos cambiaron sus vidas.

    El constante ir y venir de ambulancias y bomberos nos recordaba el sufrimiento de una ciudad paralizada que continuaba tratando de localizar a los vecinos desaparecidos, heridos y lamentablemente algunos fallecidos.

    Desde el primer momento los compañeros de UPL Cartagena éramos conscientes de la gravedad de los seísmos por lo que nos volcamos en garantizar la continuidad del servicio de la ciudad y la comarca. No hubo corte de suministro pero debíamos garantizarlo ante nuevas replicas, la ciudad lo merecía y sentíamos la responsabilidad de colaborar a que las unidades de emergencia pudieran disponer de iluminación lo que les facilitaba el trabajo.

    No puedo imaginar cuanto se hubieran complicado los trabajos de rescate sin la iluminación de las calles.

    La situación precisaba de organización y sangre fría. Analizamos los daños de la instalación y como podían influir en el riesgo de nuestra actividad elaborando un plan de acción para aislar los equipos dañados y priorizando las reparaciones.

    Era importante permanecer el menor tiempo posible en el parque realizando maniobras, en cualquier momento podíamos tener un replica tan importante como los dos terremotos anteriores.

    Durante la noche contamos con la colaboración de los compañeros de Asistencia UPL y de Líneas MAT además de nuestras contratas de montaje, obra civil, grúas y líneas que no dudaron en incorporarse a los trabajos aportando los recursos humanos y técnicos en un entorno muy complicado. La Subestación de Lorca está en el barrio de la Viña, zona “cero” del terremoto.

    Por la mañana y tras atender los trabajos más importantes continuaron los trabajos con nuevos compañeros que mantuvieron el ritmo de trabajo hasta recuperar todos los equipos.

    Sobre las 8:00h cuando salía de la subestación los vehículos de la UME se aparcaban frente a esta, comenzaba su labor mientras nosotros recorríamos las calles buscando donde tomar un café.

    La sensación era de estar en un reportaje de Arturo Perez Reverte en la guerra de los Balcanes. Edificios derrumbados, paredes caídas, escombros, coches aplastados…

    Por supuesto todos los locales estaban cerrados, solo fue posible encontrar un local abierto en las afueras, una gasolinera donde muchos vecinos que habían dormido en sus coches hacían cola para poder tomar el primer café de la mañana, de máquina expendedora.

    Esa mañana comenzaba el arduo trabajo de reconstruir las instalaciones de Lorca por parte de UTM y NNSS, un trabajo duro, silencioso y continuado por el que solo se os puede felicitar.

    Ese día fue muy duro para los compañeros de Lorca pues trabajaron con la incertidumbre de al volver a casa encontrar con una cruz roja en el portal que les impidiera la entrada.

    Fue muy difícil poder dormir, demasiadas sensaciones en nuestra memoria.

  5. Antonio Arcos Martínez

    Al ocaso, dos días después del terremoto, pasamos por la carretera de circunvalación de Lorca. Recuerdo que al entrar en el túnel sentimos miedo y alivio a la salida.
    Desde el coche nos impresionó la obscuridad en la población, solo se veía una parte del alumbrado público.
    Pensamos que eran pocas luces… pero seguro que los técnicos de Iberdrola estaban trabajando lo indecible para restablecer el suministro eléctrico.
    ¡Muy bien por esos técnicos! ¡Muchas gracias por su trabajo bien hecho!

  6. Juan Antonio Cañavate

    Soy compañero de la unidad de subestaciones de Cartagena, que cubrimos la zona de Lorca. No estuve mucho tiempo en la subestación de Lorca esa noche, puesto que sobre las 00.30 salí a descansar para hacer el relevo a la mañana siguiente. Entre las 22.00 y 23.00 horas sufrimos una réplica cuando nos encontrábamos en el parque de 132.000 V que no llegó a los 4 grados en la escala de Richter y duró unos 3 ó 4 segundos, pero fue suficiente para hacerme una idea de lo que habían sufrido los Lorquinos. Sonó como un rumor creciente hasta convertirse en un estruendo impactante. La primera sensación es ¿qué pasa?, e intentas moverte pero sientes que no tienes el suelo bajo los pies. Cuando eres consciente de lo que está ocurriendo, ya ha terminado y sólo te queda la opción de observar los efectos de lo sucedido, como la violencia del balanceo de los radiadores de un transformador de unas 70 toneladas de peso, que tardan varios minutos en dejar de moverse.
    Pero lo verdaderamente impactante fue la visión de los ciudadanos de Lorca a media noche, cuando me marchaba a descansar. Se asemejaba a las imágenes de televisión de refugiados de guerra: gente abarrotando la calle con bolsas y maletas, con un ir y venir lento, en silencio, con la mirada en el suelo y sin saber a dónde dirigirse. Nunca olvidaré esa imagen y la sensación abrumadora que me invadió en ese momento.
    También quiero recordar que los empleados hacemos nuestro trabajo en silencio y que los medios de comunicación sólo se acuerdan de nosotros para los aspectos negativos y en estas situaciones todos los agradecimientos y méritos son para las unidades públicas: bomberos, policía, emergencias, ejército, etc. Por eso es de agradecer a Jose Luis este Post, por recordar que los empleados de Iberdrola también estábamos allí.

  7. Jose Angel

    Jose Luis has sabido transmitir muy bien los sentimientos de ese día. En el Centro de Control Este Sur vivimos unas horas de bastante tensión cuando los compañeros de UTM Lorca y de UPL Cartagena, que se encontraban en la subestación, nos describían el panorama. Ese día, para los que lo vivísteis en persona, debió ser una experiencia en toda regla. Pero lo que más destacaría yo, no solo es el trabajo y espíritu de ese día, sino el que posteriormente se hizo, de revisión y aseguramiento de la red de distribución con todo detalle. Enhorabuena.

  8. jose luis

    yo vivi la riada del 1982 en la Central Hidraulica de Cofrentes y un incendio en el entorno de las casas de los empleados. Se lo que se siente y cuando he empezado a leer la historia de Solano las lágrimas no me dejaban continuar, lo de Lorca me lo imagino mucho peor.

  9. Josias

    Soy Josias. Pertenezco a la Brigada de Aguilas de la UTM Lorca. Aquella tarde-noche estaba de reten en Aguilas con mi compañero Antonio y fuimos llamados para acudir a Lorca. A mi personalmente lo que no se me podrá olvidar es la cara de las personas desorientadas andando por las calles sin rumbo y pidiendonos mantas para dormir en la calle o en sus coches.

  10. Benito Carrasco Muñoz

    Aquel día no es facil de olvidar. El efecto debastador del terremoto fué muy superior a los de semejantes en la escala Richter por una inusita aceleración (tres veces mayor a lo normal) de las ondas sismicas. La infraestructura electrica apenas sufrio averias y esto ayudó en gran medida a la población.

  11. Luis Campoy

    Soy empleado de NNSS de Distribucion de Iberdrola en Lorca, Murcia. Desconocía que existiese un blog corporativo, que voy a seguir a partir de ahora. También os invito a visitar el mío particular, “Historias e Historietas” (www.luiscampoy.com) en el que, además de otras muchas historias, en su momento escribí mis crónicas del terremoto de Lorca. Enhorabuena y suerte. Saludos gratos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información Aquí

Política de cookies Blog Iberdrola

Qué son las cookies

Las cookies son pequeños archivos o dispositivos de uso generalizado que se instalan en el navegador del usuario con la finalidad de almacenar, recuperar o actualizar datos. Permiten al responsable de un sitio web conocer las preferencias de los usuarios al navegar por su sitio web y personalizar los servicios ofrecidos en base a esas preferencias.

En http://blogiberdroladesa.azurewebsites.net/ utilizamos cookies propias y de terceros que nos permiten realizar análisis de uso y medición para asegurarnos que nuestros sitios web funcionan correctamente y poder mejorar nuestros servicios.

Las Cookies de terceros que empleamos en http://blogiberdroladesa.azurewebsites.net/ para obtener información de las visitas, medir y analizar la navegación por la web y personalizar algunos servicios, son propiedad de Google Azure y no tiene acceso a los datos recopilados por sus dispositivos.


Tipos de cookies

En función de su finalidad, las cookies pueden ser:

  • Cookies técnicas: son necesarias para la navegación. Sin ellas la página no funcionaría adecuadamente (cookies del “entrada del usuario” para cestas de compra online, de sesión del reproductor multimedia,…).
  • Cookies de personalización o configuración: permiten que la página reconozca el idioma del usuario, el tamaño de letra,…
  • Cookies de seguridad: impiden o dificultan ataques contra el sitio web o a sus usuarios.
  • Cookies de análisis: permiten medir la actividad de los usuarios y elaborar estadísticas de navegación.
  • Cookies publicitarias: gestionan la frecuencia y el contenido de los anuncios.
  • Cookies de publicidad comportamental: almacenan información sobre los usuarios para mostrarles publicidad personalizada.


Controlar el uso de cookies

Si desea eliminar las cookies y balizas web que ya estén establecidas en su terminal, puede hacerlo desde su navegador. Puede encontrar la manera de hacerlo dirigiéndose al menú de ayuda de su navegador dónde vienen establecidos los pasos para proceder con su eliminación. Para más información:

Internet Explorer

http://windows.microsoft.com/es-es/windows-vista/block-or-allow-cookies

Mozilla Firefox

http://support.mozilla.org/es/kb/habilitar-y-deshabilitar-cookies-que-los-sitios-we

Google Chrome

https://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es

Safari

http://support.apple.com/kb/ph5042


Cookies que empleamos

Existen diferentes tipos de cookies en nuestra web y son empleadas con distintos fines. A continuación le enumeramos las diversas cookies que empleamos.


Cookies propias

_icl_current_language: Cookie para identificar el lenguaje seleccionado por el usuario.

ac: Cookie para determinar si el usuario ha aceptado el aviso de cookies.


Cookies de terceros

Google Azure:

ARRAffinity: Esta cookie se establece por los sitios web que se ejecutan en la plataforma en la nube de Windows Azure. Se utiliza para equilibrar la demanda de peticiones y que estas se dirigen al mismo servidor en cualquier sesión de navegación. Duración: Expira con la sesión.

BCSI-CS-xxxxxxxxxxx: Esta cookie de Google es utilizada para recordar que ha iniciado la sesión y mantener activa la sesión, así como para confirmar los tipos de conversión para ayudarnos a mejorar continuamente el servicio que proporcionamos a nuestros clientes. Duración: Expira con la sesión.

Cerrar