Encender la tele o calentar un vaso de leche son acciones que emiten CO2

Sostenibilidad

* Autora: Mónica Oviedo *

Si mi primer post en este blog sobre sostenibilidad y medio ambiente fue sobre el cambio climático, ahora me veo en la obligación de compartir con vosotros algunos conocimientos sobre qué es la huella de carbono, qué daños supone para el medio ambiente y cómo podemos reducirla desde casa.

Aunque es un concepto que está directamente ligado con el problema del calentamiento global y a muchos lectores os suena, probablemente no esté muy claro qué significa y cómo se produce.

Según los expertos, la huella de carbono es “la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto” y, por lo tanto, contribuye al cambio climático. Con esta definición, lo primero que se nos viene a la cabeza son los humos que salen de las chimeneas de las fábricas o los tubos de escape de los vehículos, pero muchos de nuestros gestos cotidianos como encender la televisión, poner la lavadora, calentar un vaso de leche o hacer un cocido tienen un impacto directo en el medio ambiente.

Por esto, desde este artículo quiero proponeros una serie de sencillos consejos para disminuir y compensar nuestras emisiones, un importante reto que todos debemos asumir si queremos preservar la Tierra.

1. Luz eficiente para tu casa: por cada bombilla de bajo consumo que se instala se reduce la emisión de CO2 en media tonelada a lo largo de su vida útil 

¿Sabías que las bombillas de bajo consumo, que utilizan un 75-80% menos de electricidad, producen la misma cantidad de luz que las incandescentes convencionales, duran ocho veces más y, aunque son un poco más caras, se amortizan mucho antes de que termine su vida útil? Lo ideal sería que busques las bombillas de tu casa que estén más tiempo encendidas y las sustituyas por modelos de bajo consumo. Una vez instaladas es mejor no encenderlas y apagarlas continuamente, ya que es así como más energía consumen este tipo de lámparas.

2. Calor eficiente y responsable 

Más del 40% del consumo energético del hogar se debe al uso de la calefacción y existen medidas de bajo coste, o sin coste alguno, que pueden reducir nuestro gasto energético en calefacción entre un 10 y un 40%.

Si tu calefacción es individual, es muy importante que dispongas de un sistema de regulación de la temperatura. Entre 19 y 22º C sería suficiente en el salón, mientras que en los dormitorios, bastarían 18º C por la noche. Si la calefacción es de la comunidad de vecinos, debes de saber que junto con el agua caliente puede suponer hasta el 60% de los gastos comunes. Con una buena gestión se pueden conseguir ahorros superiores al 20%. En tu casa, si la temperatura es elevada, regula la llave de paso de algunos radiadores para que disminuya, mantenlos limpios y no pongas nada sobre ellos para no impedir la circulación del aire caliente. Además, si estás a punto de cambiar tu caldera, busca una de alto rendimiento energético, que permite un ahorro importante.

3. Aíslate. Aumentando el aislamiento de la casa, puedes disminuir el consumo de combustible necesario para las calefacciones y las emisiones de CO2, que pueden llegar a reducirse hasta en un 25%.  

Los principales puntos de pérdida de calor de las casas son los marcos de las puertas, ventanas y acristalamientos, huecos de persianas, tuberías y conductos sin aislar, chimeneas, etcétera.

Para mejorar este aislamiento, os propongo diferentes consejos: utiliza la llama de una vela para detectar las corrientes de aire en estos puntos; instala burletes o aplica algún otro sistema de blindaje como siliconas o masillas donde hayas notado fugas de calor; baja persianas y coloca cortinas en las estancias más expuestas al frío; ventila las habitaciones sólo durante diez minutos; e instala, si es posible, doble acristalamiento en las ventanas.

4. Cocinar de forma inteligente puede suponer un ahorro del 20% de la energía consumida y de las emisiones de CO2 

El consumo energético en la cocina supone el 11% del total del hogar. Procura que los recipientes tengan el fondo mayor que el fuego para aprovechar todo el calor; utiliza siempre las tapas de las cacerolas al cocinar; usa la olla a presión; y, si tienes una cocina vitrocerámica o eléctrica, apaga la placa antes de terminar la cocción y así aprovecharás el calor residual que continua desprendiendo sin gastar energía.

Espero que los consejos os hayan resultado de utilidad y que entre todos contribuyamos a reducir la huella de carbono. ¡Hasta el siguiente post!

Autora: Mónica Oviedo
Bio: Licenciada en Derecho Económico, con máster en relaciones internacionales, empecé a trabajar en Iberdrola hace más de 12 años. Durante este tiempo he conocido la visión internacional de la empresa, trabajando en sus filiales de Bolivia y Brasil. Mi mayor afición son los viajes; siempre que puedo me escapo con las mochilas y mi familia numerosa para conocer rincones perdidos y culturas diferentes.

4 pensamientos sobre “Encender la tele o calentar un vaso de leche son acciones que emiten CO2

  1. Angel

    Se está inculcando a la gente varias ideas semiengañosas:
    – un coche eléctrico no emite CO2 pero ¿la generación en origen de la electricidad que consume?
    – una bombilla de bajo consumo gasta menos electricidad, cierto, pero ¿y la energía necesaria en su proceso de fabricación? ¿y las materias primas que consume? muchas de ellas no reciclables, ¿y los residuos que genera? algunos muy tóxicos pues el tubo fluorescente contiene mercurio.
    No es oro todo lo que reluce, ni todo el monte es oregano. Estamos tardando demasiado en iniciar una política de reforestación a gran escala, quizás la única medida positiva para disminuir el CO2 de la átmosfera y frenar el cambio climático. Y ante todo seamos responsables, por delante y por detrás.

    1. Juan Ignacio

      Creo que deberíamos distinguir entre los hábitos que es algo “gratuito” y facil cambiarlos si hay conciencia y otra hacer un desembolso de 100€ en cambiar las bombillas a CFL y luego nos diran que lo mejor son del tipo LED y nos gastemos 300€, que ya depende del bolsillo de cada uno.
      En cualquier caso, parece oportuno hacer algunas consideraciones númericas sobre las verdaderas ventajas: reduccion CO2 vs. contaminación Hg.
      Pese a sus indudables ventajas en duración y ahorro energético, la contaminación por Hg presenta problemas,porque millones de bombillas CFL, serán desechadas incorrectamente y podrían entrar en contacto con personas y animales por inhalación, contacto o ingestión.
      El Ministerio de Industria incentiva las bombillas CFL, pero no ha previsto los mecanismos de reciclado y control necesarios que esta tecnología tiene que llevar asociado.
      Según la U.S. EPA 2005 National Emissions Inventory, de los 4 mg de Hg, solo el 14% iría a parar al aire o al agua en el caso de que la lampara se rompiera y fuera abandonada (el resto queda contenido en la misma bombilla), lo que en el peor de los casos serían 0,6 mg/bombilla.
      La producción de electricidad es la principal fuente de las emisiones de Hg, como las CFL tienen menos consumo que las incandescentes, significa que las CFL reducen la contaminación de Hg en el ambiente. Una CFL de 13 w (equivalente a una incandescente de 60 w), con una vida de 8000 h., ahorra 376 kWh durante toda su vida, lo que evita 4,3 mg de Hg en el ambiente.
      Si luego la lámpara no se recicla, se tira y se rompe, contaminando a su vez los 0,6 mg Hg mencionados anteriormente, tenemos que el verdadero ahorro son 3,7 mg Hg si utilizamos una bombilla CFL (siempre importante si consideramos los graves efectos neurotóxicos del Hg sobre la salud).

    2. Homero

      Angel

      Considero que las emisiones de CO2 en la fabriocación de lámparas ahorradoras no es un parámetro para comparar contra los focos comunes, ya que seguramente será muy parecidos.

      Creo, como bien lo explica juan ignacio que la comparativa correcta sería ahorro de CO2 vs contaminación por Hg.

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información Aquí

Política de cookies Blog Iberdrola

Qué son las cookies

Las cookies son pequeños archivos o dispositivos de uso generalizado que se instalan en el navegador del usuario con la finalidad de almacenar, recuperar o actualizar datos. Permiten al responsable de un sitio web conocer las preferencias de los usuarios al navegar por su sitio web y personalizar los servicios ofrecidos en base a esas preferencias.

En http://blogiberdroladesa.azurewebsites.net/ utilizamos cookies propias y de terceros que nos permiten realizar análisis de uso y medición para asegurarnos que nuestros sitios web funcionan correctamente y poder mejorar nuestros servicios.

Las Cookies de terceros que empleamos en http://blogiberdroladesa.azurewebsites.net/ para obtener información de las visitas, medir y analizar la navegación por la web y personalizar algunos servicios, son propiedad de Google Azure y no tiene acceso a los datos recopilados por sus dispositivos.


Tipos de cookies

En función de su finalidad, las cookies pueden ser:

  • Cookies técnicas: son necesarias para la navegación. Sin ellas la página no funcionaría adecuadamente (cookies del “entrada del usuario” para cestas de compra online, de sesión del reproductor multimedia,…).
  • Cookies de personalización o configuración: permiten que la página reconozca el idioma del usuario, el tamaño de letra,…
  • Cookies de seguridad: impiden o dificultan ataques contra el sitio web o a sus usuarios.
  • Cookies de análisis: permiten medir la actividad de los usuarios y elaborar estadísticas de navegación.
  • Cookies publicitarias: gestionan la frecuencia y el contenido de los anuncios.
  • Cookies de publicidad comportamental: almacenan información sobre los usuarios para mostrarles publicidad personalizada.


Controlar el uso de cookies

Si desea eliminar las cookies y balizas web que ya estén establecidas en su terminal, puede hacerlo desde su navegador. Puede encontrar la manera de hacerlo dirigiéndose al menú de ayuda de su navegador dónde vienen establecidos los pasos para proceder con su eliminación. Para más información:

Internet Explorer

http://windows.microsoft.com/es-es/windows-vista/block-or-allow-cookies

Mozilla Firefox

http://support.mozilla.org/es/kb/habilitar-y-deshabilitar-cookies-que-los-sitios-we

Google Chrome

https://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es

Safari

http://support.apple.com/kb/ph5042


Cookies que empleamos

Existen diferentes tipos de cookies en nuestra web y son empleadas con distintos fines. A continuación le enumeramos las diversas cookies que empleamos.


Cookies propias

_icl_current_language: Cookie para identificar el lenguaje seleccionado por el usuario.

ac: Cookie para determinar si el usuario ha aceptado el aviso de cookies.


Cookies de terceros

Google Azure:

ARRAffinity: Esta cookie se establece por los sitios web que se ejecutan en la plataforma en la nube de Windows Azure. Se utiliza para equilibrar la demanda de peticiones y que estas se dirigen al mismo servidor en cualquier sesión de navegación. Duración: Expira con la sesión.

BCSI-CS-xxxxxxxxxxx: Esta cookie de Google es utilizada para recordar que ha iniciado la sesión y mantener activa la sesión, así como para confirmar los tipos de conversión para ayudarnos a mejorar continuamente el servicio que proporcionamos a nuestros clientes. Duración: Expira con la sesión.

Cerrar